La Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca intervino para lograr la liberación de su personal retenido desde el 14 de noviembre por autoridades municipales de San Juan Atepec, en el distrito de Ixtlán de Juárez, ante la falta de respuesta y las obstrucciones de servidores públicos estatales.

Pese a que la Defensoría demandó a la Secretaría General de Gobierno (Segego), a la Fiscalía General del estado y a la Secretaría de Seguridad Pública su intervención para que los pobladores de San Juan Atepec liberasen a dos visitadoras y un trabajador auxiliar del organismo defensor que están retenidos desde el martes 14 de noviembre en dicho municipio de la región de la Sierra Juárez, la autoridad requerida, las autoridades requeridas mostraron escasa respuesta a la petición.

Pasadas 48 horas de la retención de su personal, sin haber acciones necesarias y suficientes por parte de las autoridades para liberar a las personas retenidas, la Defensoría envió este jueves 16 de noviembre a un grupo de sus visitadores a la comunidad de Ixtlán de Juárez para sostener en esa cabecera distrital un diálogo con autoridades y pobladores de San Juan Atepec, con la intención de resolver la situación que afectaba a las visitadoras y el trabajador auxiliar de la institución defensora.

Luego de un diálogo con las autoridades de San Juan Atepec, los enviados de la Defensoría lograron la liberación de sus compañeros y de un abogado retenido junto con ellos. Enseguida, el personal del organismo defensor trasladó a los trabajadores y al abogado liberados a la capital oaxaqueña, previa valoración de sus condiciones de salud por personal médico en Ixtlán de Juárez.

La Defensoría señaló que sus dos visitadoras y el trabajador auxiliar que las acompaña fueron retenidos por pobladores de San Juan Atepec desde el martes 14 de noviembre cuando realizaban la investigación para responder a la queja de un ciudadano que reclamó posibles violaciones a sus derechos humanos motivadas por una disputa comunitaria.

Al acudir las visitadoras y el trabajador de la Defensoría a realizar las diligencias necesarias por la queja recibida, autoridades y pobladores de Atepec les impidieron realizar sus labores y, además, los obligaron indebidamente a permanecer en la población, impidiéndoles la salida.

Ante ello, la Defensoría emitió el 14 de noviembre último una medida cautelar a la Fiscalía General del estado, a la Secretaría de Seguridad Pública y a la Segego, a fin de que estas autoridades adoptaran los mecanismos necesarios para salvaguardar la integridad física del personal retenido. Sin embargo, uno de los negociadores de la Segego aseguró a la Defensoría que su personal había sido liberado, lo cual era falso.

La Defensoría considera que, por proporcionar información falsa, el servidor público adscrito a la Segego incurrió en responsabilidad al mentir a la institución y poner en riesgo la integridad de los trabajadores de la Defensoría retenidos, pues los dejó en la indefensión.

El organismo defensor subrayó que su personal enviado a investigar quejas por posibles violaciones a derechos humanos cumple su obligación de escuchar a todas las partes involucradas en esta clase de reclamos, a fin de poder emitir resoluciones justas que satisfagan a quienes solicitan la protección de la Defensoría, sin ocasionar afectaciones indebidas a quienes son señalados como presuntos responsables de las faltas referidas.

Finalmente, la Defensoría señaló que las autoridades tienen la obligación de salvaguardar y garantizar el derecho humano a la seguridad pública, al libre tránsito y a la seguridad personal de todos los habitantes.