El miércoles, el gobierno de Canadá desplegó soldados para erigir un campamento cerca de la frontera con Estados Unidos, con el fin de procesar a los aproximadamente 250 solicitantes de asilo que llegan a Montreal a diario tras huir de la represión que el gobierno del presidente Donald Trump ejerce contra refugiados e inmigrantes. El campamento, ubicado cerca de la frontera con el estado de Nueva York, puede albergar hasta 500 personas en tiendas de campaña. La mayoría de los solicitantes de asilo son haitianos que se refugiaron en Estados Unidos tras el devastador terremoto que se produjo en su país en 2010.

El gobierno de Trump ha amenazado con eliminar el estatus protegido de los haitianos, lo que podría afectar a 58.000 personas.

Con información de medio aliado: