Las nuevas plataformas tecnológicas otorgan buenas posibilidades para la comunicación y la democracia, pero también traen consigo el riesgo de ser manipuladas por los regímenes autoritarios, comentó Javier Moreno Barber, ex director de El País y actual cabeza del Grupo editorial Prisa.

Presente en Morelia para el Encuentro de Periodismo Digital, Moreno Barber ofreció la conferencia “Peligros y oportunidades en la tempestad”, en la que narró sus experiencias como periodista de un diario internacional y con ello, fundamentar cuestiones que consideró necesarias para contribuir a la democracia desde el periodismo, como lo es mantener la ética y defender la libertad de pensamiento.

En ese sentido, Moreno Barber relató la experiencia de haber recibido de Julián Assange las filtraciones de wikileaks, cosa que implicó la conformación de un equipo de trabajo especializado para seleccionar, dar forma y publicar una serie de historias a partir de un océano de información, conformado por 250 mil cables de comunicación secreta entre Estados Unidos y sus embajadas en 35 países.

A propósito de esta experiencia, Moreno Barber y su equipo conocieron cuestiones como la vigilancia desde instituciones de inteligencia y por ende, la incertidumbre que resultó de ello.

Por tanto, Moreno Barber trajo a colación varios temas, como son la necesidad de tener periodistas profesionales que puedan generar historias e información sustentada en el debido contexto, de ahí que dijera “el periodismo no se puede improvisar”. Además, hizo énfasis en el hecho de que el internet puede ser tomado como un aliado para el ejercicio periodístico y para contribuir a la democracia, ya que éste “descentraliza el poder y permite la participación de la gente, pero a la vez permite a gobiernos totalitarios tener control sobre lo que la gente pública”.

Lo anterior recuerda que hay entes políticos, económicos y religiosos interesados en mantener un control social y para lograrlo, recurrirán a diferentes métodos, como la difusión de información falsa; por ello, Moreno Barber hizo énfasis en el papel de la ética profesional, pues actualmente las ‘fake news’ aprovechan la tecnología para atacar a las democracias.

“Tenemos que seguir buscando una sociedad mejor comunicada, pero ahora mismo no podemos confiar en nadie si no verificamos sus fuentes” agregó.

Con este panorama al frente, Moreno Barber afirmó que los próximos diez años serán cruciales para definir el tipo de sociedad en que viviremos: “Lo único que hay ahora es incertidumbre; pero no podemos dejar que cambien los valores fundamentales que nos construyeron desde la ilustración: la libertad de pensamiento y asociación, la justicia, el derecho a la privacidad, la no discriminación por origen, raza u orientación sexual y especialmente, la justicia social.