Según datos de los Servicios de Salud de Oaxaca (SSO), anualmente en el estado se registran en promedio 4 mil fallecimientos a consecuencia de infarto de miocardio, cardiopatías coronarias, reumáticas y congénitas, así como arteriopatías periféricas y trombosis venosas profundas.

Es de vital importancia cambiar el estilo de vida de las familias oaxaqueñas, a través de una alimentación balanceada, consumo moderado de alcohol, dejar de fumar, hacer ejercicio regular, evitar la ingesta alta de harinas, azúcares, grasas saturadas y refrescos.

Según informó el encargado del Programa de Salud del Adulto y Adulto Mayor, Gerardo Francisco Martínez Iriarte, en la entidad se detectan en promedio mil 600 casos nuevos de enfermedades del corazón, 40% de los cuales están relacionados con la diabetes y la obesidad.

La mortalidad por esta causa va en aumento, siendo la población mayor de 60 años en un 80% la que fallece a consecuencia de estos padecimientos en forma súbita, al tiempo que destacó que durante 2016 se notificaron 4 mil 611 fallecimientos.

Martínez Iriarte informó que con motivo de la Semana Nacional por un Corazón Saludable 2017, que se realiza del 25 al 29 septiembre, se reforzaron las acciones de prevención, detección, atención médica y tratamiento principalmente en personas mayores de 60 años y más, por ser el grupo de edad más vulnerable.

Durante esta semana se realizaron tomas de presión arterial, glucosa, peso, talla y circunferencia abdominal, además se brindó información sobre estilos de vida saludable, tratamiento y control de enfermedades relacionadas con el sobre peso.

Es importante tener en cuenta que entre los síntomas de un ataque cardíaco se encuentran:

  • ansiedad
  • tos
  • desmayos
  • mareo
  • vértigo
  • náuseas y vómito
  • palpitaciones (sensación de que el corazón está latiendo demasiado rápido o de manera irregular)
  • dificultad para respirar
  • sudoración

 

Tener un estilo de vida más saludable implica consumir dos litros de agua diariamente, efectuar 30 minutos diarios de algún deporte, comer frutas y verduras, evitar situaciones de estrés, dormir ocho horas, disminuir el consumo de alcohol y cafeína, limitar la ingesta de sodio, sal, carnes rojas, y evitar fumar o estar en contacto con fumadores.