Catalina Prisciliano Elidia y Florentina Sánchez Joaquín, madre y hermana de Florencia Sánchez Joaquín, joven Me´phaa víctima de feminicidio el 24 de agosto de 2014, de 23 años de edad, originaria de Loma Tuza, municipio de Acatepec, Guerrero; continúan la búsqueda de justicia para que el feminicidio de la jóven Me´phaa no quede impune.

Marcelino de la Cruz Sánchez, ex esposo de Florencia Sánchez fue detenido el 14 de mayo de 2017 acusado del feminicidio de su esposa, por lo que este jueves 24 de agosto de 2017 -a tres años de los hechos ocurridos- sus familiares se presentaron al Juzgado Penal de Primera Instancia de Distrito Judicial en Morelos, con sede en el poblado de Atlamajac, municipio de Tlapa de Comonfort, Guerrero, para exigir justicia y sanción a los responsables intelectuales y materiales del feminicidio.

Catalina Prisciliano Elidia y Florentina Sánchez Joaquín, madre y hermana de Florencia Sánchez solicitaron ante la Comisión de Derechos Humanos y Estado de Guerrero (CODDEHUM) la emisión de medidas cautelares a su favor para garantizar su vida e integridad física, ya que a raíz de la detencion de Marcelino de la Cruz Sánchez, las amenazas y agresiones se hicieron presente por parte de familiares de Marcelino y demás personas implicadas en el feminicidio de Florencia Sánchez.

Las  propias autoridades comunitarias han llamado a la comisaria a la madre de Florencia Sánchez y en presencia de 12 hombres -entre ellos los involucrados de los hechos donde fue privada de la vida su hija-, le dijeron que retirara la demanda, ‘pues ya había pasado mucho tiempo’.

Leopoldo Santiago Aguilar, señalado por la madre como otro de los responsables del feminicidio de su hija, la amenazó diciéndole que si no retiraba la denuncia en su contra, ella y su familia se atuvieran a las consecuencias.

Las agresiones han sido constantes, la madre de Florencia Sánchez ha encontrado a sus chivos muertos y por las madrugadas efectúan disparos cerca de sus domicilios, por lo que la familia vive con el temor de que algo les pueda pasar.

Cabe recordar que la primera semana de febrero de 2014 -meses antes de su feminicidio- Florencia Sánchez acudió con el Síndico Municipal de Acatepec, Guerrero; para exigir la manutención y la firma del acta de separación, pues su esposo abandonó el hogar para iniciar otra relación en una comunidad cercana.

La madre y hermana de Florencia Sánchez la acompañaron a esta solicitud, pues habían sido testigas de la violencia que Marcelino de la Cruz Sánchez ejercía contra Florencia Sánchez, quien constantemente era violentada física, emocional y económicamente, incluso ante la presencia de sus dos hijas.

El 11 de febrero del 2014 después de celebrada el acta de acuerdos en el interior de la Sindicatura Municipal de Acatepec, Guerrero; cuando ya iban saliendo de dicha dependencia, Marcelino de la Cruz ‘le gritó a Florencia que las cosas no se iban a quedar así y la amenazó de muerte’ mientras se encontraba junto con su madre y hermana en la esquina de la sindicatura.

De igual forma, con fecha 22 de marzo del mismo año, la madre y hermana de Florencia Sánchez la acompañaron a la Comisaria Municipal de Loma Tuza para que en presencia del Comisario se le devolvieran sus pertenencias personales a Marcelino, fueron testigas de una nueva amenaza de muerte contra Florencia, a quien Marcelino le dijo: “ya te está llegando tu hora”.

Los testimonios de la madre y hermana de Florencia Sánchez refieren que previo al asesinato de Florencia, en la propia comunidad se rumoraba que su ex esposo buscaba a personas para que le quitaran la vida a la joven Me´phaa. En diversas ocasiones, Florencia tenia seguimientos de uno de los agresores que en ese entonces era policía del pueblo y su casa era vigilada por personas desconocidas.

El 23 de agosto de 2014 Florencia Sánchez Joaquín estaba en casa de su mamá.  Junto con su hija fue a la Casa de Salud para recoger la papilla y leche del programa de Oportunidades, pero ya no regresó. Fue la última ocasión que vieron a su hija.

Al otro día su madre y hermana acudieron a la casa de Florencia Sánchez, de donde vieron salir a su ex esposo Marcelino de la Cruz Sánchez, quien llevaba cargando una televisión y a los demás involucrados de el feminicidio de su hija. Al interior, la cama estaba desordenada, no estaba la televisión, dos radios ni la a mochila donde Florencia Sánchez guardaba sus papeles y dinero.

El cuerpo sin vida de Florencia Sánchez fue encontrado sobre la cama, en el suelo estaba tirado el martillo con el que fue privada de la vida, presentaba más de diez lesiones en el cuerpo las cuales también fueron ocasionadas con navaja, además de que fue agredida sexualmente.

Desde esa fecha la familia de la víctima ha iniciado un largo caminar en búsqueda de justicia encontrándose con diversos obstáculos y con nuevas agresiones por parte de los responsables del feminicidio de Florencia Sánchez, quienes aún no han sido detenidos.

En el caso de la investigación, como Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan, organización no gubernamental que acompaña la búsqueda de justicia por el feminicidio de Florencia Sánchez, recordamos a las autoridades estatales que en 2015 la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) en la sentencia 554/2013 sobre el caso de Mariana Lima Buendía, joven de 28 años víctima de feminicidio por parte de su esposo, el máximo Tribunal dictó lineamientos específicos para la investigación en los casos de asesinatos de mujeres destacando principalmente tres disposiciones:

1) Todas las muertes violentas de mujeres deben ser investigadas como feminicidio, con perspectiva de género y con base en los estándares internacionales más altos.

2) En todos los casos es necesario recolectar y salvaguardar la evidencia para determinar si la víctima sufrió de violencia sexual o si ésta vivía en un contexto de violencia.

3) La inacción y la indiferencia del Estado ante los casos llevan a la re-victimización y discriminación, por lo que los responsables deben ser sancionados.  

Ante la falta de acceso a la justicia y las agresiones contra familiares de la víctima, como Centro de Derechos Humanos exigimos a las autoridades y exhortamos a los organismos estatales para que:

-Tomen las medidas necesarias para garantizar la vida e integridad física de la madre y hermana de Florencia Sánchez, Catalina Priciliano Elidia y Florentina Sánchez Joaquín, de las hijas de Florencia Sánchez y de los demás familiares que fueron testigos de los hechos.

-Garantice el acceso a la justicia por el feminicidio de Florencia Sánchez a través de una investigación pronta, transparente, con perspectiva intercultural, de género y de derechos humanos.

-Todos los autores intelectuales y materiales del feminicidio de Florencia Sánchez; así como de las agresiones posteriores contra su familia sean identificados y sancionados a cabalidad.

  • A la brevedad las instituciones públicas implementen las medidas cautelares ordenas por la Comisión de Defensa de los Derechos Humanos del Estado de Guerrero para garantizar el derecho a la protección a la vida e integridad física y mental, patrimonial, posesiones o derechos y evitar algun daño de irreparables consecuencias; que específicamente consisten en:

1.-Que a través de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado realicen rondines policiacos alrededor de los domicilios de los familiares de la víctima de feminicidio en el poblado de Loma Tuza, muncipio de Acatepec, Guerrero.

2.-Que a la brevedad se de cumplimiento a la orden de aprehensión dictada por el Juez Penal de Primera Instancia en Materia Penal del Distrito Judicial de Morelos, en contra de Leopoldo Santiago Aguilar, Bartolo Santiago Aguilar y Lorenzo Eugenio Espinoza.  

Junto con organizaciones locales y nacionales, que defienden los derechos humanos, y particularmente los derechos de las mujeres –como el derecho a una vida libre de violencia-, estaremos atentos/as de las acciones que emprendan las autoridades del estado de Guerrero para que el feminicidio de Florencia Sánchez no quede impune y para que su familia continúe su vida en condiciones de seguridad.