Informe acusa a la contaminación de la industria cárnica de generar una gran “zona muerta” en el Golfo de México

En más noticias sobre el medio ambiente, un nuevo informe acusa a la industria cárnica de contaminar las aguas del Golfo de México, la bahía de Chesapeake y los Grandes Lagos con sustancias químicas tóxicas provenientes de estiércol y fertilizantes, lo cual ha dejado grandes “zonas muertas”. El informe del grupo ambiental Mighty indica que las toxinas causan floraciones de algas, que luego se descomponen y privan al agua de oxígeno, lo cual provoca la muerte de peces y otras especies salvajes. Se espera que la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica anuncie esta semana que más de 20.700 kilómetros cuadrados del Golfo de México son una “zona muerta”; esto sería una extensión de agua del tamaño de Nueva Jersey. El informe sostiene que la gigante cárnica Tyson Foods es la influencia “dominante” en la contaminación.

Con información de medio aliado: