Hace cuatro días que los trabajadores del Hospital de la Niñez Oaxaqueña pararon labores para exigirle al gobierno del Estado, atender el desabasto de medicamentos, reparación de equipos y pago de salarios.

El titular de los Servicios de Salud de Oaxaca (SSO), Celestino Alonso Álvarez dijo que esta crisis “se generó a partir de una mala planeación financiera, pues de tener hasta 27 millones de pesos de reserva, ahora tiene una deuda de 102 millones de pesos” generada entre 2015 a 2016 durante la administración del ex gobernador Gabino Cué.

Rocío Arias Cruz directora del nosocomio señaló que la Secretaría de Salud y Seguro Popular se mantenían al margen de la problemática, sin embargo, el Lic. Donato Casas era el enlace entre los trabajadores y el gobernador Alejandro Murat, prometiendo que este lunes se realizaría la instalación del tomógrafo que el día de hoy entró nuevamente en operación.

Anunció que el gobierno estatal autorizó los recursos para el pago de honorarios a 105 trabajadores, la entrega de 90 claves de medicamentos de un total de 220.

Arias Cruz declaró hace unos días que aunque se anunció el paro de labores, continuaban atendiendo a los pacientes con los medicamentos que aún tenían de reserva.

En el caso de las quimioterapias “el personal las está realizando, porque no se pueden dejar de atender a los pacientitos, pero no con el equipo de protección necesario para los compañeros, los pone en riesgo, pero es porque ya no tenemos” declaró.

El hospital “Guillermo Zárate Mijangos” cuenta con personal altamente calificado para la atención de las niñas y niños de Oaxaca, al ser considerado un hospital de alta especialidad, pese a las condiciones en las que se encuentra.

Esta ha sido una primera aportación y respuesta del gobierno del estado, sin embargo no resuelve el problema que persiste en la institución, por lo que durante el día los trabajadores decidirán sí continuarán en paro.