Ha sido otro fin de semana mortal para los migrantes que intentan llegar a las costas de Europa.

El sábado se recuperaron los cuerpos de al menos 20 migrantes africanos en Melilla, un enclave español ubicado en el norte de África.

Mientras tanto, se teme que otros 90 migrantes hayan muerto luego de que zozobrara su embarcación en la costa de Libia.

Leonard Doyle portavoz de la Organización Internacional para las Migraciones externó:

 “Es una tragedia espantosa lo que parece haber ocurrido en Libia, en donde creemos que unos 90 migrantes paquistaníes que intentaban alcanzar una vida mejor terminaron ahogados por culpa de los actos criminales de los traficantes”.

En 2017, España se consolidó como la tercera vía de entrada de inmigrantes clandestinos por mar en Europa, sobre todo a través del Mediterráneo, en precarias embarcaciones. Situación que ha desembocado en las muertes trágicas de inmigrantes africanos.

Con información de Medio Aliado