En México alrededor de 56 mujeres mueren diariamente por causas evitables, es decir, perdemos a 20 mil 450 mujeres al año, en edades productivas y reproductivas por falta de políticas de prevención, impunidad frente a la violencia feminicida y descuidos médicos, según las estadísticas de INEGI a propósito del Día de Muertos.

La información, dice son causas evitables por las que mueren las jóvenes las agresiones, accidentes de tránsito, cánceres femeninos y muerte materna; éste un tema emergente, porque el promedio de muertes por cada cien mil nacidos, se duplica en estados como Chiapas y Nayarit y es 25 por ciento más alto en Oaxaca y Guerrero.

De esas pérdidas femeninas diarias, 21 de entre 15 y 19 años mueren por razones violentas, entre ellas el suicidio; en otras edades, 17 mueren al día por cáncer de mama; 12 por cáncer cérvico uterino; 3 en razón de mortalidad materna. Ello pesar del aumento a 75.3 años de la esperanza de vida y la buena noticia de que en 25 años – de 1990 a 2015 – la mortalidad infantil disminuyó de 32.5 a 12.5 por cada mil nacidos vivos. No obstante, todavía 19 personas, hombres y mujeres, mueren diariamente por hambre, más mujeres que hombres.

Llama la atención que, considerada la diabetes como principal causa de muerte entre hombres y mujeres, después de los 35 a 44 años, ellas más hasta en 5 puntos porcentuales. El estilo de vida, el sobrepeso y la mala alimentación no ayudan.

Inegi resume que en 1950 la población vivía en promedio 49.7 años, y más de la tercera parte de la población (34.6%) moría por enfermedades infecciosas y parasitarias; en 2015, de las 655, 688 defunciones registradas, solo 2.5% se vincula a esta causa, mientras que la esperanza de vida de la población aumentó a 75.3 años para el año 2017.

 

Recién nacidos salvados

Entre 1990 y 2015, la tasa de mortalidad infantil disminuyó de 32.5 a 12.5 defunciones en menores de 1 año por cada mil nacidos vivos. Dice Inegi que representa avances importantes para los y las recién nacidos; sin embargo, bajo la premisa de que “cada madre y cada niño cuenta”, argumentada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), es necesario erradicar estas causas evitables, según la comunidad internacional en los Objetivos de Desarrollo Sustentable (ODS).

De las defunciones totales, tomando en cuenta todos los grupos etarios, mueren por enfermedades del sistema circulatorio (25.5%), enfermedades endocrinas, nutricionales y metabólicas (17.5%) y por tumores malignos (13 por ciento). Y explica que las primeras siete causas de muerte corresponden a la diabetes mellitus (15%), las enfermedades isquémicas del corazón (13.4%), las del hígado (5.4%), las cerebrovasculares (5.2%), las crónicas de las vías respiratorias inferiores (4%), las hipertensivas (3.5%) y las agresiones (3.2%); en conjunto representan casi la mitad (49.7%) de los decesos totales.

 

Muertes Violentas

En 2015 fallecieron 34 mil 60 jóvenes de 15 a 29 años de edad, 5.2% de las defunciones totales. Mayoría hombres (74.5%) y en ambos sexos, las tres principales causas de muerte son clasificadas como violentas. En los hombres, las agresiones (25.4%), los accidentes de transporte (17.8%) y las lesiones autoinflingidas intencionalmente (7.9%), que representan más de la mitad de las defunciones (51.1%) acontecidas en este grupo poblacional. Las mujeres de esta edad fallecen principalmente por accidentes de transporte (10.7%), seguidas por las agresiones (10.3%) y lesiones autoinflingidas intencionalmente (7.4 por ciento).

 

Los cánceres femeninos y la edad

A partir de los 30 y hasta los 44 años, INEGI señala que hay un cambio radical para las mujeres. Las principales causas de defunción dejan de ser violentas: la diabetes mellitus (10.1%), los tumores malignos de mama (5.9%), las enfermedades isquémicas del corazón (5%) y el tumor maligno del cuello del útero (4.6%) son las principales causas de muerte. La OMS señala que “los papilomavirus 16 y 18 son causantes del 70% del cáncer cervicouterino y de las lesiones precancerosas del cuello del útero”. Urgen medidas de prevención y control integrales, promoviendo “la educación y sensibilización de la comunidad, la vacunación, la detección, el tratamiento y los cuidados paliativos”.

El grupo de 45 a 59 años (103 mil 878 muertes), tiene importancia porcentual ya que más de una séptima parte (15.8%) de los decesos registrados en 2015 pertenecen a este grupo, donde las disfunciones graduales en el sistema corporal se empiezan a presentar; normalmente se agudizan conforme avanza la edad, pero actualmente se está llegando a un patrón epidemiológico muy parecido al de los adultos mayores (60 y más años). Tanto en hombres (17.8%) como en mujeres (23.1%), la principal causa de muerte es la diabetes mellitus.

En los hombres, la segunda y tercera causa son provocadas por enfermedades del hígado (14.6%) y las enfermedades isquémicas del corazón (12.1%); mientras que, en las mujeres, el orden está invertido, por lo que 7.3% fallece por enfermedades isquémicas del corazón y 5.9% por enfermedades del hígado. La cuarta y quinta causa de fallecimiento en los hombres se relacionan con muertes violentas: agresiones 4.7% y accidentes de transporte 3.8%, mientras que en las mujeres son los tumores malignos de mama (5.7%) y las enfermedades cerebrovasculares (4.2 por ciento).

 

Mortalidad en la población de 60 y más años

La mayoría de las defunciones se centran en la población de 60 y más años (64.7%) y las principales causas de muerte en los hombres son las enfermedades isquémicas del corazón (17.9%), la diabetes mellitus (15.9%), las enfermedades cerebrovasculares (6.1%) y las enfermedades crónicas de las vías respiratorias inferiores (6 por ciento). En las mujeres la principal causa de muerte se debe a la diabetes mellitus (18.8%), y le siguen las enfermedades isquémicas del corazón (16.6%) y las enfermedades cerebrovasculares (7.2 por ciento).

 

En ambos sexos la principal causa de muerte es la diabetes mellitus, la cual es considerada como una enfermedad crónica que causa “ceguera, insuficiencia renal, infarto de miocardio, accidente cerebrovascular y amputación de los miembros inferiores”.

 

Mortalidad materna

La mortalidad materna es un tema emergente. En la agenda internacional de los ODS, es objetivo 3 para reducir la tasa a menos de 70 por cada 100 mil nacidos vivos para el año 2030. En México la razón de mortalidad materna se encuentra por debajo de este nivel (en 2015 es de 34.6 defunciones por cada 100 mil nacidos vivos). Sin embargo, hay entidades del país que tienen niveles cercanos a la meta impuesta por los ODS para 2030; Chiapas (68.5) y Nayarit (66.9) son ejemplo de ello; en orden de importancia le siguen Guerrero (49.5) y Oaxaca (48.6). La mayoría de estos decesos evitables sucede a la población de mayor rezago social.

 

Mortalidad por Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH)

Para la OMS, el VIH/SIDA es un grave problema de salud pública en el mundo. En México, la tasa de mortalidad por VIH/SIDA en 2015 es de 3.9 defunciones por cada 100 mil habitantes, siendo Tabasco (10.4), Quintana Roo (9.5), Campeche (8.7), Veracruz (8.7) y Colima (8) las entidades con mayor mortalidad por esta causa. Si bien no hay cura, “el tratamiento con antirretrovíricos eficaces permite mantener controlado el virus…, haciendo que la persona infectada lleve una vida saludable, larga y productiva”. Se exhorta a que los Estados no dejen de brindar servicios de salud a la población que lo requiere; de otra forma, “se verá en riesgo los avances a nivel mundial”.

 

Desnutrición

Se busca poner fin al hambre y lograr la seguridad alimentaria para toda la población de acuerdo a la OMS, “una nutrición inapropiada contribuye a la muerte prematura de las madres, lactantes y niños pequeños, y al desarrollo físico y cerebral deficiente en los y las jóvenes”. En 2015 se registraron 7 mil 037 defunciones por esta causa, es decir 19 diarias; 48.6% eran hombres y 51.4% mujeres; por edad, 81.1% tenían 60 y más años de edad.

 

Defunciones por tumores malignos

En 2015 fallecieron 85 mil 201 personas por tumores malignos. Hombres, con tumores de próstata (15.4%) y de la tráquea, de los bronquios y del pulmón (10.4%) son las dos principales causas de muerte en este grupo de defunciones. La OMS argumenta que “alrededor del 70% de la carga de cáncer de pulmón puede achacarse al tabaquismo como única causa.” El consumo del alcohol también es “un factor de riesgo para muchos tipos de cáncer como los de boca, faringe, laringe, esófago, hígado, colon y recto, además de mama”

En la mujer el tumor maligno de mama (14.4%) y del cuello del útero (9.2%) figuran entre las principales causas de muerte por tumores. En el tumor de mama, los principales factores de riesgo se vinculan a “una exposición prolongada a estrógenos endógenos, una menarquía precoz, una menopausia tardía y una edad madura cuando se presenta el primer parto”.

En todos los tumores la prevención y el diagnóstico oportuno son la mejor forma de detectar y dar tratamiento oportuno a esta enfermedad. De acuerdo con la OPS- OMS, es posible prevenir entre 30 y 40% de los casos de cáncer, siendo cada vez más los pacientes diagnosticados que pueden ser tratados y curados de manera efectiva.

Con información de medio aliado: