Por: Giselle Melchor

Después de varios días de incertidumbre en la comunidad de San Dionisio del Mar, Oaxaca, integrantes de la Asamblea de Pueblos de San Dionisio del Mar se reunieron el pasado lunes con autoridades de la Comisión Nacional de Pesca y Acuacultura (Conapesca), con el fin de informar acerca del proyecto de dragado en Playa Copalito.

El rechazo de la población ante cualquier construcción que afecte su medio ambiente y las actividades que realizan en comunidad fue rotundo, desde el año 2012 impidieron la construcción de un parque eólico en la zona, en esta ocasión, a través de la asamblea, se acordó que en un plazo no mayor a cinco días, Conapesca retiraría la maquinaria y equipo de dragado que ya había instalado, cumpliendolo antes del plazo.

Durante la reunión, CODIGO DH realizó el acompañamiento a la asamblea, quienes exigieron en todo momento el respeto a sus derechos como pueblos indígenas ante el vacío de información por parte de autoridades municipales y de la misma Conapesca.

Reunidos en la explanada del pueblo, el representante de Conapesca, arquitecto Oscar David Bernal y de la Secretaría General de Gobierno a cargo de Emmanuel Romero Morales se comprometieron a respetar en todo momento los acuerdos generados.

El proyecto

El arquitecto Oscar David Bernal explicó que el proyecto consiste en la construcción de una dársena, de acuerdo con las visitas previas realizadas en Playa Copalito, en donde detectaron que en temporadas de sequía los pescadores tienen dificultades para adentrarse al mar.

“Conapesca crea canales de navegación, para que los pescadores puedan salir lo más lejos, una dársena para nosotros es como una alberca, se extrae arena, no se utiliza otro material, esa arena la depositamos en zonas de tiro, donde la Semarnat nos dicen previamente si es factible o no, o si se llega a afectar especies” detalló.

Lo que calificaron como un proyecto emergente, se realizaría con recurso del Fondo Nacional de Desastres (Fonden) por lo que no requerían estudios de impacto ambiental.

Monserrat López Yllescas, biologa de profesión, también explicó a hombres y mujeres presentes en la Asamblea que la disminución de agua en los ríos y laguna de la zona, es un proceso hidrológico natural que ocurre cada 4 o 5 años.

López Yllescas recalcó la importancia de presentar un manifiesto de impacto ambiental, dijo que los dragados no solo se llevan sedimentos, también organismos como larvas y moluscos “no solo es el sedimento, desde ahí surge la vida en la laguna”.

“Desde la experiencia que yo tengo en las dársenas de Huatulco, como lo dice la definición, es una estructura de navegación que ayuda a la embarcaciones a subir y bajar carga, en Huatulco se cobra cuota entonces, ¿con qué fines se plantea esto, aquí cuántas lanchas hay, desde cuántas se necesita estar resguardadas? no está claro lo que quieren hacer” les cuestionó con la afirmación de las y los presentes.

En respuesta, uno de los pescadores pidió al representante de la Secretaría General de Gobierno y de Conapesca, redireccionar el Plan Estatal de Desarrollo, pues no veían necesaria la construcción de una dársena como se lo plantearon, “lo que se necesita aquí es agua potable en las casas o tanques para producción de camarón” expuso.

Finalmente la asamblea invitó a los representantes del Estado a conocer la cosmovisión y las necesidades locales, rechazaron el proyecto a través de un ejercicio de intercambio de información en el cual expusieron sus dudas y contaron con la presencia de profesionales en el tema.

“No es suficiente que Semarnat avale el proyecto, la asamblea también, pues es la autoridad local, una herramienta legal, es importante que se tomen en cuenta las necesidades locales no solo a nivel federal, se debe trabajar desde un mapa e información clara” sostienen.