El gasto en publicidad por parte de las instituciones públicas de salud en nuestro país es exorbitante, si se compara con las acciones que se han tomado para el tratamiento de personas con el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) o algún tipo de cáncer, según el colectivo Red de Acceso (que aglutina a 16 organizaciones civiles que trabajan en materia de salud).

Según información proporcionada por la Red de Acceso, la Secretaría de Salud destinó mil 465 millones 579 mil 341 pesos a su publicidad, seguida por el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), con un gasto de 543 millones 798 mil 483 pesos, mientras el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) gastó 15 millones 933 mil 645 pesos. información que la Red pidió a los órganos de transparencia de nuestro país.

De igual forma, la Red de Acceso logró verificar con datos oficiales que de 2014 a 2016, el presupuesto del Ramo 12 destinado a  “Salud” ha disminuido 46 mil 642 millones 627 mil 141 pesos, Contrario a estos recortes, la publicidad (no de campañas de salud, sino de promoción de directivos) fue en aumento, dejando a un lado campañas de salud, de prevención y concientización dentro de la población.

Para Luis Adrián Quiroz Castillo, coordinador de la Red, con estas acciones se muestran las prioridades de los diferentes niveles de gobierno, que es promover los rostros del titular de la Secretaría de Salud federal, José Narro Robles; del director general del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Mikel Arriola Andoni, y del director general del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), José Reyes Baeza Terrazas, dejando a un lado la atención a la salud de las y los mexicanos, publicidad pagada con recursos públicos, sin que lleguen a quien de verdad lo necesita.

“A muchas personas hoy las están mandando a la muerte porque el sistema de salud no está siendo compatible para dar una respuesta a las enfermedades. El tema de salud tiene que ser prioritario otra vez, que no lo utilicen como tema de campaña como lo hizo Peña Nieto. Él no cumplió y su México saludable es un México enfermo. Y cada día que pasa, la atención de las personas es cada vez más costosa porque no hay un proceso para garantizar el acceso a la salud y eso es violación a la Ley”, alertó Quiroz Castillo.

Mientras tanto, en los hospitales, es común ver la falta de insumos, personal, material de primera necesidad, la gente es más común verla desesperada, sin esperanzas de que los sistemas de salud satisfagan un derecho humano principal como lo es la salud. El recorte se ve reflejado a diario en la atención que se le brinda a la población, pero el problema se agudiza para las personas que padecen enfermedades catalogadas como catastróficas.

Habrá que ver si el gobierno cambia su estrategia de marketing por resultados reales que beneficien a la sociedad, y en especial, con personas que enfrentan enfermedades graves que los hace pasar todo el tiempo en hospitales, tratamientos y con una atención especializada, la cual cada día es más precaria y deficiente.